La cuenta atrás luego de la rotura de aguas… mitos y verdades del riesgo de infección para la madre y el bebé

Continuando con el tema de las intervenciones durante el parto voy a traducirles un artículo muy interesante de una de mis blogeras favoritas, Rachel Reed de midwifethinking.

El artículo habla sobre la rotura natural de aguas antes de que se haya iniciado el parto, las intervenciones médicas que esto genera y analiza a fondo la creencia médica del riesgo de infección para la madre y bebé en esta situación.

birth

A algunas mujeres se les rompe naturalmente la bolsa amniótica antes de haberse iniciado el parto. En estos casos el protocolo estándar es la inducción al parto para simular las contracciones uterinas e iniciar el parto artificialmente. A las mujeres que deciden esperar al inicio natural del parto se les inyecta antibióticos. ¿Me pregunto que harían estas mujeres si supieran que no existe un riesgo real de infección para sus bebés?

El protocolo actual de apresurar el inicio del parto cuando las membranas están rotas y sacar al bebé lo antes posible es bastante nuevo. Hace unos años cuando una mujer rompía aguas y no estaba de parto se esperaba hasta tres días antes de hacer cualquier intervención. Últimamente, el tiempo de espera se ha ido reduciendo de 72 horas a 48, luego a 24 , luego 18, luego 12 y en algunos casos la intervención es inmediata. Lo impresionante es que este cambio no ha sido desencadenado por evidencia científica relativa a riesgos reales para la madre y el bebé.

Analizaremos algunos estudios Cochrane que comparan los partos inducidos vs los partos en los que se esperó al inicio natural de las contracciones después de la rotura de aguas.

Riesgos para el bebé

Un estudio Cochrane que comparaba los riesgos para el bebé en estos dos grupos concluyó que no se vieron diferencias en las tasas de infección neonatal de ambos grupos. Sin embargo, hubo más bebés que fueron llevados a la sala de cuidados intensivos en el grupo de partos donde se decidió esperar.

Esta es una rutina común en muchos centros, enviar a observación a los bebés de partos “no inducidos” (los que esperaron). Este protocolo es absurdo pues la investigación científica ha concluido que su posibilidad de desarrollar una infección no es mayor. Lo que si sucedió es que estos bebés fueron separados de sus madres sin razón, solo para “ser observados”. El efecto que esta separación tiene para madre y bebé es ignorado en estos casos aun cuando existe evidencia científica que avala el contacto piel con piel como esencial para la instauración de la lactancia, la reducción de infecciones neonatales postparto y la disminución de las tasas de estrés para la madre y el bebé. La realidad es que la madre es probablemente la persona mas indicada para “observar” al bebé.

Riesgos para la madre

El estudio Cochrane que analizó el riesgo de infección uterina entre estos dos grupos encontró un pequeño aumento en los riesgos de infección uterina en las mujeres que esperaron. El riesgo es muy bajo, se tendría que inducir a 50 mujeres para evitar 1 caso de infección.  Además, se sabe que cuando la infección es identificada a tiempo puede ser tratada eficientemente utilizando antibióticos.

Uso de antibióticos como práctica de rutina

Un estudio Cochrane que analizó el uso rutinario de antibióticos en las mujeres con rotura de bolsa concluyó que no se pueden hacer recomendaciones claras sobre el uso preventivo de antibióticos pues no hay suficiente información fiable. Hace falta realizar mas estudios randomizados para evaluar el efecto de esta práctica en la madre y el bebé.

Esperar o no esperar… esa es la gran pregunta…

La conclusión de los estudios Cochrane relativos a las diferencia entre esperar al inicio del parto o inducirlo en casos de rotura de membranas fue la siguiente: Como no hay suficientes diferencias entre estos dos grupos, las mujeres tienen que recibir mucha información para que ellas puedan tomar decisiones informadas.

La realidad es que esta información no se da correctamente a las mujeres, el mensaje que la mayoría de ellas reciben es que su bebé está en riesgo, aunque no es necesariamente veraz, y todos sabemos que si a una madre le dices que su bebé corre peligro hará todo lo que se le pida.

¿Que pasa normalmente cuando una mujer decide esperar?

Los estudios dicen que la mayoría de mujeres (95%) iniciaran naturalmente el parto en las siguientes 24 horas luego de la rotura de bolsa. El resto puede esperar dos o tres días hasta el inicio del parto. El gran riesgo es el de una infección uterina que puede ser tratada eficientemente utilizando antibióticos.

Que hacer a nivel práctico para ayudar a las mujeres en los casos de rotura de bolsa, ver la situación con tranquilidad y darle seguimiento a la salud de la madre y el bebé. Dejar que la madre esté relajada para que su cérvix también se relaje y se inicie el parto  naturalmente. Y muy importante, evitar prácticas que puedan aumentar el riesgo de infección como los tactos vaginales.

Después del parto debemos mantener el contacto piel con piel de madre y bebé pues el bebé se coloniza primero de las bacterias maternas y eso lo mantiene sano y reduce la posibilidad de infecciones postparto. Además, se sabe que mejora las tasas de lactancia, reduce las tasas de estrés y depresión postparto, entre otras cosas.

*****************

Como acompañantes de parto debemos actuar con responsabilidad y debemos estar correctamente informados y formados. Además debemos recordar que acompañar un parto es un privilegio, que es un proceso fisiológico que no se debe controlar y que la gran mayoría de intervenciones que se hacen tienen muchas consecuencias para la madre y el bebé. El uso rutinario de intervenciones no es apropiado especialmente en casos como el de la rotura de aguas donde la evidencia científica no avala su uso.

Aquí les dejo los datos del artículo den inglés:

Pre-labour Rupture of Membranes: impatience and risk

Summary

The notion that the baby is at an increased risk of infection following pre-labour rupture of membranes is not supported by research evidence. However, there is a slightly increased risk of a uterine infection for the mother.  Giving antibiotics in labour ‘just in case’ is not supported by current evidence and may cause problems for baby and mother. Women need adequate information on which to base their decisions regarding the management, or not, of this situation. Women who choose to wait for labour should be supported and to do so. Babies should not be removed from their mothers following birth on a ‘just in case’ basis.

http://midwifethinking.com/2010/09/10/pre-labour-rupture-of-membranes-impatience-and-risk/

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s