Reflexión sobre los profesionales de la salud que nos acompañaran en nuestro parto

Buenos días! Ayer tuve un día intenso y quería compartir algunas reflexiones…

Acompañé a una mujer a visitar a su ginecólogo. Es algo que hago generalmente para que el médico me conozca (pues quieren que yo esté con ellas durante el parto en la clínica) y para apoyarlas a transmitirle a su médico que desean participar activamente en su parto y que hablen sobre su plan de parto y preferencias.

Las mujeres tienen muchas dudas sobre los protocolos de actuación tanto de los médicos como de las clínicas pero les cuesta hacer la preguntas apropiadas para darse una idea real de hasta que punto sus preferencias de parto y de atención al recién nacido van a ser tomadas en cuenta. Es importante que nos demos cuenta que estamos en nuestro derecho al hacer todas las preguntas necesarias, aunque estas incomoden a nuestro médico. El médico está ahí para acompañarnos en un momento importantísimo de nuestras vidas, un proceso fisiológico fantástico del que queremos ser partícipes y que queremos disfrutar… y eso es muy válido…

Las respuestas que recibimos ayer me sorprendieron mucho y quiero compartirlas con ustedes pues me parece que los médicos muchas veces tienden a hablar con las mujeres como si estas fueran niñas, con diminutivos absurdos, información sesgada e incompleta y utilizando chantaje cuando alguna preferencia no les acomoda… en fin que aquí unas cuantas oraciones sueltas de nuestra conversación ayer:

“La via y el suero no son negociables”
“Al llegar te ponemos un enemita para que después no te de vergüenza de hacerte el dos al pujar”
“La episotomia es muy importante, es un piquetito pequeño en el periné. Los desgarros son muy feos, tienen hendiduras… el cortecito es bueno porque así el bebé sale rápido y eso es lo que todas las mujeres quieren, que termine rápido todo”
“Ah… tu me dijiste que no querías epidural… aqui somos muy respetuosos de eso si es que tu quieres parir con dolor”

Yo no estoy en contra de algunas intervenciones médicas cuando son necesarias, sólo que me parece el sin sentido querer avalar protocolos de actuación general como el enema, el rasurado, la episiotomía, la inducción, las cesáreas, etc… La Organización Mundial de la Salud, en sus recomendaciones para un parto mas seguro, humano y respetuoso dice lo siguiente:

*Toda mujer tiene el derecho fundamental de recibir una atención prenatal apropiada y tener un papel central en todos los aspectos de esa atención. Los factores sociales, emocionales y psicológicos son decisivos.

*Debe darse a conocer entre el público atendido en los hospitales información sobre las prácticas de los mismos en materia de partos (porcentajes de cesáreas, etc.).
No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% sean por cesárea.

*No existen pruebas de que la vigilancia electrónica del feto durante el trabajo de parto normal tenga efectos positivos en el resultado del embarazo.

*No está indicado el afeitado de la región púbica ni los enemas.

*Las embarazadas no deben ser colocadas en posición de litotomía (tumbadas). Se las debe animar a caminar durante el trabajo de parto y cada mujer debe decidir libremente la posición que quiere asumir durante el parto.

*No se justifica el uso rutinario de la episiotomía (incisión para ampliar la abertura vaginal)

*No deben inducirse (iniciarse por medios artificiales) los partos por conveniencia.

*La inducción del parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas. Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%.(España: 40%)

*No se justifica científicamente la ruptura artificial de membranas por rutina.

*El neonato sano debe permanecer con la madre cuando así lo permita el estado de ambos. Ningún procedimiento de observación del recién nacido justifica la separación de la madre.

*Debe fomentarse el inicio inmediato del amamantamiento, inclusive antes de que la madre salga de la sala de partos.

En conclusión… Yo creo que la búsqueda de los profesionales que nos acompañarán en nuestro parto es esencial. Debemos tener confianza en nuestro médico, saber que nos escucha y que nos da información veraz. Que el trato es horizontal y respeta y comprende nuestros deseos. Hagamos todas las preguntas que tengamos que hacer, tomemos el poder de nuestro parto… como dice esa frase fantástica de la asociación española… EL PARTO ES NUESTRO!