El inicio de la alimentación complementaria

Este es uno de los grandes misterios de la maternidad… ¿cuando, como y porqué dar los primeros alimentos sólidos a nuestro bebé?

El alimento perfecto para los bebés al nacer es la leche materna. Está en su instinto mas primitivo el saber encontrar (a través del olor y el tacto) el pecho de su madre y succionarlo para poder alimentarse. Es un instinto primordial de supervivencia y si dejamos a madre y bebé conocerse, reconocerse y encontrarse con tranquilidad, la alimentación del bebé estará asegurada con la teta.

De la misma manera como el bebé encuentra la forma de alimentación ideal al nacer, encontrará la manera de ir complementando su alimentación al crecer cuando esté preparado para comer otro tipo de alimentos y los necesite para fortalecerse. La confianza en que el bebé sabe lo que necesita y cuando lo necesita es la clave para que el inicio de la alimentación complementaria sea un éxito. Y por supuesto, este inicio respetuoso de sus tiempos y necesidades definirá las bases de su sistema alimentario a futuro.

¿Cómo hacemos esto posible, ¿cuales son las señales que nos da nuestro bebé cuando está preparado?, ¿qué debemos hacer como padres para facilitarle la tarea de alimentarse apropiadamente? Aquí les dejo unas cuantas claves para lograrlo.

  1. Una de las primeras cosas que debemos saber es que el inicio de la alimentación complementaria de ninguna manera significa el destete. La leche materna puede ser el alimento primordial del bebé hasta el año. Luego de eso, la lactancia puede mantenerse hasta que madre y bebé decidan dejarlo, desde los 2 a los 7 años.
  2. Los seres humanos somos seres sociales y es esencial que el bebé forme parte desde el principio de las rutinas de alimentación familiar para ir aprendiendo a través de la observación nuestras costumbres y tener acceso a los alimentos.
  3. La alimentación debe ser un momento de disfrute tanto para el bebé como para toda la familia. Recordemos que la comida, además de ser alimento, es un símbolo. El inicio a la alimentación es un modo de descubrir su propio mundo de placer al estar en contacto con texturas, olores, colores y sabores nuevos.
  4. Cuando el bebé esta preparado para iniciar la alimentación complementaria mostrará interés por los alimentos en los momentos cuando nosotros comemos. Es muy importante que el bebé tenga la capacidad de sentarse y que pueda él mismo coger los alimentos con sus propias manos. Esto generalmente sucede alrededor de los 6 meses de edad, aunque esto es sólo una fecha promedio pues hay bebés que muestran interés antes de esto y hay otros que lo hacen mucho después. No debemos forzar a nuestros hijos a comer antes de que estén preparados para hacerlo. Ellos están conectados con sus propias necesidades y sólo ellos saben cuando su sistema digestivo está listo. Recordemos que la leche materna es un alimento muy completo y nutritivo y nuestros hijos estarán sanos si están solamente lactando durante el primer año de vida.
  5. El bebé debe poder alimentarse él sólo, esto quiere decir “evita las papillas”. Debemos ofrecerle a nuestros hijos alimentos de buena calidad, naturales, en trozos. De esta manera el bebé aprende a masticar y saborear los alimentos primero, antes de tragarlos. Muchas veces los masticará y luego los escupirá, hasta que esté listo para tragar. Cuando comen papillas el bebé traga los alimentos sin masticar y aprende a comer en cantidades que no puede o debe digerir. Debemos recordar que éste es un aprendizaje de algo nuevo (comer alimentos, conocer sabores y texturas nuevas) y debemos dejar a los bebés probar y aprender ellos solos.
  6. Lo importante es que los bebés aprendan con gusto a comer otras cosas, a su ritmo, y que puedan elegir ellos mismos que comen y cuanto comen. Si al comienzo comen poco o no comen nada no te preocupes, están aprendiendo. Tu bebé se está alimentando de leche materna. Lo otro es “complementario” y sólo con el tiempo se volverá el alimento principal del bebé.
  7. Dale sólo alimentos naturales. Trozos que ellos puedan coger y chupar. La textura del alimento debe ser suave para que no tengan problemas al tragar.
  8. No te preocupes por la suciedad pues es normal que los bebés se ensucien mucho. Ponle ropa que no importe ensuciar o un babero o mandil. Parte de la experiencia es tocar los alimentos, aplastarlos, chuparse los dedos, etc.
  9. No prepares demasiadas cosas especiales para el bebé. Dale lo que tu estás comiendo. Algún vegetal o fruta que tengas preparado ese día para la familia. A los niños les gusta saber que comen lo mismo que tú, sentirse parte del grupo.

Otras recomendaciones

  • Introducir un solo alimento nuevo cada vez. Así puedes observar si hay intolerancias.
  • Puedes darle a beber jugos de alguna fruta o caldos de verdura en un vaso que ellos mismos puedan coger.
  • Iniciar con frutas y verduras maduras del tiempo.
  • Introducir primero los cereales sin gluten.
  • La leche materna puede seguir siendo el alimento principal del bebé hasta el primer año de vida.

Evidencia científica

Un estudio de la Universidad de Nottingham publicado en la revista British Medical Journal comprobó que los niños que aprenden a comer por sí solos tienen mejores preferencias alimentarias y son más saludables que los niños que son alimentados inicialmente con papillas. Cuando el inicio de la alimentación complementaria esta dirigida por el mismo bebé, los niños aprenden a regular su ingesta de alimentos de forma que su índice de masa corporal es menor y desarrollan una preferencia por alimentos sanos.

 

 

Para inspirarse pueden ver algunas fantásticas fotos del blog “babyledweaning.com”

http://www.babyledweaning.com/gallery/

Y aquí un par de fotos de mis dos hijas, cuando comenzaron a comer.

alimentación1

alimentacion2

One thought on “El inicio de la alimentación complementaria

Comments are closed.