Acompañamiento amoroso y respetuoso durante las pataletas

¿Porque los niños hacen pataletas?

GirlThrowingTantrumExpertos en psicología infantil dicen que las reacciones irracionales de los niños pequeños (2-3 años) son un reflejo de su propia confusión interna y frustraciones. Su mundo esta patas arriba y no tienen aún la habilidad para manejar los cambios. Las pataletas no significan que tu hijo es un engreído o necesita terapia, significan que es normal.

La vida de los niños pequeños no es tan fácil como pensamos pues están pasando por una crisis personal intensa. Acaban de aprender a caminar y a usar herramientas y quieren explorar el mundo. Al mismo tiempo tienen miedo de que sus padres los abandonen. Muchos veces es la etapa en la que sus madres vuelven a quedarse embarazadas y se enfrentan a muchos cambios en la dinámica familiar. Además es en esta etapa que los padres comienzan a definir mas reglas en casa y a utilizar mucho la palabra “no”.

A nivel fisiológico, los niños pequeños no pueden aun comunicarse con fluidez y no pueden sugerir soluciones o negociar durante una crisis. Además, su lóbulo frontal, que es el responsable del planeamiento, la lógica, el razonamiento, la memoria y el control, esta muy subdesarrollado. Por esta razón los niños pequeños viven sólo el momento y no piensan en las consecuencias. Esto también significa que no tienen sentido del tiempo y de la paciencia y por lo tanto experimentan el “querer algo” como “necesitar algo”.

Esto nos demuestra que no es sorprendente que los niños pequeños se valgan de pataletas para expresar sus sentimientos y frustraciones pues muchas veces este es su único recurso para enfrentarse a las situaciones que los superan. Como  padres debemos ponernos en su posición… si tu mundo fuera a vecesimpresionante, terrorífico, frustrante e impredecible, y tu no tuvieras una buena capacidad de comunicación, ni mucha experiencia, ni muy desarrollo tu lóbulo frontal… estarías haciendo muchas pataletas también.

Las pataletas como un medio saludable y válido de expresión

Una pataleta es una manera muy valida de expresión de emociones intensas y contenidas y por lo tanto es un proceso sanador.

Cuando los niños se encuentran en una situación en la que no pueden hacer aquello que desean sienten frustración y a algunos niños pequeños les cuesta mucho controlar las sensaciones intensas que esta frustración trae. Al ser seres muy pasionales que carecen de control de sus emociones, a veces la única manera que tienen de expresarse es a través de una pataleta. La pataleta nos muestra su propio colapso interno y su protesta al ver que no puede hacer todo aquello que desea.

Los primeros años de vida son el espacio ideal de aprendizaje y adaptación a las dinámicas familiares y el aprendizaje del manejo y control de las pataletas forma parte de la formación del carácter del niño.  El niño va aprendiendo que sus deseos personales no siempre van de la mano con los deseos de otros y que la búsqueda de puntos de encuentro es esencial para poder vivir en comunidad. Este es el inicio del aprendizaje social que nos lleva de adultos a encontrar el balance entre tener el poder y dejarlo ir y canalizar y expresar nuestra ira de una manera saludable.  Con el tiempo la expresión corporal de la agresividad se va trasformando en habilidad para verbalizar lo que sentimos y para negociar soluciones en momentos de desacuerdo.

Por esta razón permitir la expresión de las pataletas y validar los sentimientos del niño es esencial para su desarrollo saludable y para su integración social.

Como acompañar a nuestros hijos amorosa y respetuosamente

el blog de MarciCuando el niño se enfrenta a la desilusión y la frustración, dependen emocionalmente del liderazgo de los padres. Los niños tienen que sentirse libres de “volverse locos” y saber que serán apoyados y comprendidos por sus padres. Cuando los padres están disponibles para el niño durante las pataletas y los niños se sienten escuchados, aunque al final sus deseos no sean concedidos, sabrá que no se encuentra sólo cuando se sienten emocionalmente confuso.

Durante una pataleta o un episodio de expresión de sentimientos adversos e intensos es importante estar al lado de nuestros hijos observándolos, dándoles a entender que sus sentimientos son comprendidos. Aquí una lista de cosas que hacer para mantener la calma y poder hacer de las pataletas procesos sanadores y positivos:

  • Ponernos del lado del niño: el niño con una pataleta se siente indefenso, buscando autonomía y dignidad
  • Respetar y aceptar “todos” sus sentimientos: permitir todo tipo de expresión de sentimientos sin juzgar al niño.  Los niños pequeños no siempre pueden expresar sus sentimientos a través de palabras, en especial cuando están dominados por emociones fuertes.  Los mensajes no verbales son especialmente importantes en esta edad. Limitaremos sólo las acciones donde puedan hacerse daño a ellos mismos, a otros, o a algunos objetos
  • Mantener siempre una actitud positiva y una atención activa y sensible a los mensajes verbales y no verbales del niño:
    • acompañarlos y escucharlos callada y atentamente
    • reconocer sus sentimientos con palabras e intentar reflejar con empatía el mensaje total. Podemos describir lo que creemos que está pasando con el niño, aun que no estemos de acuerdo con su sentir
    • intentar darle nombre a sus sentimientos
  • Podemos intentar concederle al niño sus deseos en la fantasía
  • Podemos ofrecer alternativas para la expresión de conflictos: Podemos ofrecer papel, pinturas, arcillas, títeres, almohadas, etc… para ventilar y actuar los sentimientos que los afligen

Que es lo que no debemos hacer durante una pataleta

Lo importante cuando sucede una pataleta es responder de la manera mas constructiva posible. Que es lo que no debes hacer:

  • Si estás en público, ignora a todo el mundo. Mientras mas te preocupe que dirá la gente peor será tu respuesta hacia tu hijo, tendrás menos paciencia y ejercerás más control sobre el.  Recuerda que lo importante no es lo que piensan los demás sino lo que siente tu hijo
  • No ignores a tu hijo: no ayudamos a nuestros hijos ignorándolos o siendo duros con ellos. Durante una pataleta el niño se impresiona y hasta puede estar asustado de su propia respuesta e ira, de su pérdida de control
  • No intentes terminar la pataleta a través de premios o promesas. Esta respuesta le enseña a los niños a usar las pataletas para obtener cosas, en vez de usarlas como procesos sanadores y de expresión.
  • No pierdas la calma: Si entras en pánico el niño puede empezar a temerle a sus propias emociones y a preocuparse demasiado porque ve que sus padres no son capaces de manejar su sentir con tranquilidad.  Por el contrario, cuando validamos sus sentimientos con tranquilidad, pueden experimentarlos con seguridad y confianza.

Bibliografía

Imagen: el blog de marci (marzanmarci.blogspot.com)

  1. El niño feliz, su clave psicológica. Dorothy Corrkille Briggs. Editorial Gedisa. Barcelona (2006)
  2. Como hablar para que sus hijos le escuchen y como escuchar para que sus hijos le hablen. Adele Faber y Elaine Mazlish. Editorial Medici. Barcelona (2008)
  3. Crianza incondicional, de los premios y el castigo al amor y la razón. Alfie Kohn. Editorial Crianza Natural. España.
  4. Aprender a educar sin gritos, amenazas ni castigos. Naomi Aldort. Editorial Medici. España.
  5. La vida afectiva de su hijo. Alicia Lieberman. Editorial Atlantida.