La Oxitocina como promotora del sistema fisiológico de conexión y relajación

Comencé a pensar en este post como una explicación de cómo la hormona oxitocina juega un papel esencial en la maternidad pues se libera durante el orgasmo, el parto y la lactancia. En el camino de mi investigación me di cuenta que su rol en estas etapas es suficientemente conocido y hay información al respecto. Michel Odent es el gran maestro de la fisiología durante el parto y la maternidad y ha escrito mucho de su importancia, aquí les dejo un link con un artículo suyo sobre el tema:

https://aivisissa.wordpress.com/2013/08/14/el-nacimiento-y-los-origenes-de-la-violencia-por-michel-odent/

Lo realmente fascinante de la oxitocina es comprender que es la hormona promotora del sistema fisiológico que nos lleva a estar conectados y relajados y que funciona tanto en hombres como en mujeres. Este sistema es antagónico al sistema de alerta promovido por la adrenalina (sistema de “pelea o huida”) y que ambos son esenciales para nuestra supervivencia y que debe haber siempre un equilibrio entre ambos para asegurar nuestro bienestar.

Aquí está el problema, en el mundo de hoy nuestro día a día esta regido por el sistema de alerta y la liberación de adrenalina, el mundo del stress, dejando de lado y descuidando la otra cara de la moneda, la necesidad de estar conectados con lo que nos rodea, de estar tranquilos y relajados.

oxytocin-image

The oxytocin factor. Kerstin Uvnas

La fisiología del sistema de alerta:

El estrés, físico o emocional, genera que el cuerpo redistribuya su energía con el objetivo de enfrentar situaciones desafiantes. Cuando estamos bajo estrés nuestra frecuencia cardíaca aumenta, aumentando a su vez la llegada de sangre a nuestros músculos. Respiramos con mayor rapidez, nuestras pupilas se abren para ver mejor e identificar los peligros. Nuestro sistema simpático (el que regula nuestras funciones involuntarias) se activa.  La glándula adrenal se activa, liberando adrenalina y cortisol.

Cuando el sistema de alarma deja de ser una movilización periódica de nuestro cuerpo, si no por el contrario, se convierte en un estado fisiológico constante, tenemos un problema de salud.

La fisiología del sistema de relajación y conexión:

Los estímulos placenteros desencadenan la liberación de oxitocina. La presión sanguínea disminuye. El apetito aumenta y la digestión se vuelve mas eficiente. La circulación sanguínea disminuye en los músculos. Estos cambios persisten en el tiempo y generan un impacto significativo en nuestra salud pues la optimización de nuestra digestión y nuestra presión arterial mantiene el cuerpo sano.

La oxitocina no es sólo una hormona, funciona como un neurotransmisor para el cerebro. Su liberación afecta muchas de las funciones vitales de nuestro cuerpo, incluido el sistema nervioso y el cerebro. A nivel evolutivo esta hormona tiene mucha historia y está presente en todas las especies de mamíferos, tanto en los machos como en las hembras. Es sin duda una hormona MUY importante.

Este sistema se nutre de información que llega del exterior, del interior del cuerpo y de nuestros órganos sensoriales por lo que la liberación de oxitocina, en teoría, es fácil de promover. Pensamientos, asociaciones y memorias pueden poner el sistema a funcionar. Por ejemplo, el contacto físico es una de las principales fuentes de estímulos para activar el sistema de conexión y relajación.

Sin embargo, en el mundo actual, en especial en las ciudades, cada día las expresiones físicas de contacto y los espacios de tranquilidad y relajación disminuyen. No solamente en el mundo adulto, los niños también están expuestos a altos niveles de estrés en su día a día, desde el inicio de la escolarización temprana (desde antes del año algunos niños ya van al nido), los espacios de actividad y estimulación constante, los espacios familiares muy estresantes porque los padres llegan de trabajar cansados.  Esta alteración del balance entre estos dos sistemas fisiológicos a la larga nos lleva a poner nuestra salud en peligro.

Cada mañana llevo a mi hija al colegio en bicicleta y debo atravesar tres distritos limeños a hora punta y mi sistema de alerta esta muy activado, eso es bueno, para eso sirve… lo que no está bien es que pasemos el día entero con esta misma energía, sin descanso con los sentidos a mil por hora, las piernas listas para salir corriendo… no es saludable.

Necesitamos que el sistema de conexión y relajación se active con mayor frecuencia, no solamente para evitar enfermar, sino también para poder disfrutar de la vida.