Viviendo un embarazo saludable

El embarazo supone un reto impresionante para el cuerpo de la mujer. Un bebé se desarrolla dentro y para poder nutrirlo y acomodarlo el cuerpo de la madre debe cambiar de manera drástica. Algunas veces estos cambios ocasionan molestias para la madre pues sus funciones fisiológicas se ven afectadas. Los órganos que se encuentran en el vientre son empujados hacia arriba o hacia abajo y con el crecimiento del bebé se van comprimiendo más y más, ralentizando y dificultando su funcionamiento. La columna también se ve afectada. Para soportar el peso del bebé la curvatura de la zona lumbar se acentúa muchísimo afectando el balance y la postura de la mujer.

Pregnancy_by_DesireeArt

Aunque estos cambios son naturales y normales la madre debe cuidar especialmente su salud, descansar y de ser necesario hacer cambios en su estilo de vida que ayuden a su cuerpo a adaptarse y a su bebé a desarrollarse y crecer.

Todos sabemos o por lo menos hemos escuchado alguna vez que somos lo que comemos. Durante el embarazo esta afirmación es realmente importante. El bebé se alimenta de la madre, que utiliza los recursos lo mas eficientemente posible para mantenerla sana a ella y a su bebé. Sin embargo, si estos recurso no son los apropiados o suficientes (a nivel de nutrientes, energía, oxígeno, etc.) se pone en riesgo la salud de ambos. Es importante saber que el cuerpo materno prioriza el desarrollo del bebé siempre y le entrega los mejores recursos. Si la madre no se alimenta correctamente quedará muy deteriorada después del parto (puede tener anemia, propensión a las infecciones, problemas de cicatrización, etc.).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No solamente es importante una alimentación completa en calidad y cantidad, también es importante cambiar los hábitos pues el sistema digestivo materno se encuentra muy limitado durante el embarazo. Al aumentar el tamaño del útero, se aplica presión al estómago e intestinos. El estómago solo podrá asimilar en torno a la mitad de la cantidad de comida normal. En esta etapa son comunes los problemas de indigestión estreñimiento y acidez. Les dejo algunos consejos simples para evitar estas molestias:

  • dividir las comidas en por lo menos cinco al día. Buscamos comer menos cada vez para darle tiempo a nuestro cuerpo a digerir con calma
  • la alimentación debe ser balanceada y lo más natural posible (incluir fibra, proteínas, carbohidratos y cereales), evitando alimentos refinados, envasados, con contenidos altos de azúcar y grasas. Como comeremos poco cada vez tenemos que asegurarnos de proveer a nuestro cuerpo de alimentos de calidad que se digieran con facilidad
  • beber mucho líquido
  • observar como se comporta nuestro cuerpo cuando comemos. Por ejemplo, si tendemos al estreñimiento debemos aumentar nuestra ingesta de fibra, si tenemos muchas indigestión evitar alimentos difíciles de digerir). Si notamos que ciertos alimentos nos hacen daño debemos evitarlos.

A pesar de necesitar un mayor consumo de calorías durante el embarazo, no es necesario comer para dos. Una mujer embarazada necesita aproximadamente 300 calorías adicionales al día. Si tienes dudas sobre como conseguir una alimentación balanceada puedes consultar a un especialista en nutrición.

Las sustancias tóxicas a las que está expuesta la madre atraviesan la placenta y llegan al torrente sanguíneo del bebé y pueden ocasionar malformaciones, discapacidades, aborto, bajo peso al nacer, etc. Debes informar a tu médico si consumes cualquiera de las siguientes sustancias: café, nicotina, tabaco, alcohol, medicinas y drogas. Es ideal que el consumo de estas sustancias sea suprimido por completo. Si en el trabajo o en casa la madre está expuesta a productos químicos o sustancias con olores fuertes debe consultar también a un médico sobre su posible efecto.

Durante el embarazo la mujer embarazada debe mantenerse oxigenada, estar en buen estado físico, prestar atención a su postura  y descansar. El parto es una actividad que demanda un esfuerzo físico grande pero a la vez requiere una madre muy relajada (incluidos sus músculos, ligamentos y huesos, que se abren y ensanchan de una manera fantástica durante el parto). Los ejercicios ideales para un mujer embarazada son los que permiten que su cuerpo se fortalezca, se estire, se relaje y se suelte (natación, gimnasia en el agua, yoga, pilates, baile, etc.). El descanso y el sueño son también fundamentales durante el embarazo. Es más, las molestias típicas de esta etapa como náuseas, vómitos, cansancio extremo y sueño se alivian con un buen descanso. El estar cansada durante el embarazo es común pues el organismo de la madre utiliza energía extra para el desarrollo del bebé.

Todo estos consejos son útiles en general, pero cada mujer es distinta y tiene necesidades y costumbres diferentes. Por eso, para mi el mejor consejo es que pares un poco, te conectes con tu cuerpo, que lo escuches y te des el tiempo para prepararte física y emocionalmente para lo que se viene, el nacimiento de tu bebé. Y busca ayuda y apoyo cada vez que lo necesites.

Imágenes de DesireeArt y Amy Grigg.