El parto vertical está de moda…

Esta semana se puso en contacto conmigo una mujer que quería tener un “parto vertical”. Ella iba a parir en un hospital donde en teoría conocen la norma técnica para la atención del parto vertical y tienen disponible sillas obstétricas especiales. El problema es que al parecer todo esto era sólo teoría pues algunos de los profesionales que trabajan ahí le dijeron que no tenían experiencia en la atención de un “parto vertical” ni habían usado la famosa silla obstétrica.

Centros como este hay muchos, que dicen ofrecer un parto “natural o vertical” pero que al final están llenos de protocolos estrictos que dejan a la mujer embarazada muy limitada con respecto a lo que puede o no puede hacer durante su parto. También hay mucha confusión por parte de los usuarios (las mujeres embarazadas y sus familias) que no tienen claro que es un parto “natural o vertical” y se dejan ilusionar o engañar por la infraestructura o lemas de un profesional o de un centro de salud.

silla

Para mi todo esto es un poco absurdo pues ponerle un nombre al tipo de parto que ofrecemos a las mujeres no tiene mucho sentido, tampoco lo tiene comprar sillas modernas donde al final la mujer sigue sentada y sin posibilidad de movimiento… es más de lo mismo solo que con otro nombre. Lo que las mujeres necesitan es respeto, tranquilidad, intimidad, capacidad de movimiento, escucha, apoyo y confianza para parir, entre otras cosas. Pero claramente la prioridad no es tener acceso a una silla obstétrica moderna que al final es igual o más restrictiva que la camilla de partos tradicional. En el mundo existen muchísimas casas de parto tanto privadas como públicas cuya infraestructura es sencilla y muy fácil de copiar, espacios que funcionan bien para las mujeres y profesionales… no hay que inventar la rueda, hay que cambiar de actitud.

birth centre

Sería más fácil y económico formar al personal de clínicas y hospitales sobre lo que realmente es un parto natural. Por un lado está el marco legal que es importante y me da gusto saber que existe en el Perú una norma que protege a las mujeres y les da, aunque sea en el papel, herramientas para exigir sus derechos. Pero poner la etiqueta de ” soy natural” a personas e instituciones porque está de moda o es lo políticamente correcto me molesta… porque es peligroso y engañoso para las mujeres pensar que van a un lugar donde podrán parir con plenitud y donde sus preferencias y necesidades serán escuchadas y salgan violentadas, manipuladas, intervenidas…

La verdad es que me siento un poco triste cuando le digo a las mujeres que se cuiden de este lobo disfrazado de oveja… es una pena, pero es así.