El parto es tuyo…

Estas semanas he estado meditando sobre el rol de las doulas y la percepción que tiene la gente de nuestra labor. La realidad es que hay mucha falta de información y desconocimiento lo que genera a veces miedo impidiendo a algunas mujeres, hombres y familias buscar asesoría y compañía durante el embarazo y parto, aun cuando sienten que lo necesitan.

Cuando yo me quedé embarazada por primera vez estaba asustada y confusa pero sentía que quería un parto diferente, una experiencia más íntima. Investigando encontré un grupo de preparación al parto cuyo objetivo era empoderar a las mujeres a través de información y apoyo para que luego puedan tomar las riendas de su parto. Lo que más me gustó es ver cuan diferentes eran las participantes. Mujeres que querían parir en la clínica, mujeres con cesáreas previas que no sabían si podrían o no evitar una segunda cesárea y mujeres que querían parir en casa, como yo. Me sentí muy a gusto pues lo que primaba ahí era el respeto a cada persona, a sus decisiones y a su propia visión de salud. Ese primer espacio donde compartí y aprendí de otras mujeres marcó para siempre mi camino y fue lo que me motivó a convertirme en doula mas adelante.

Creo que lo esencial es tener claro que lo importante es que las mujeres durante su embarazo y parto se sientan cobijadas, comprendidas y apoyadas, independientemente de las decisiones que tomen pues obviamente dependerán de cual es su propia visión de la salud. Una mujer informada se empodera y puede experimentarlo todo con plenitud porque ella misma ha elegido a conciencia el camino que quiere recorrer, porque sabe que el parto es suyo y que solo ella es y debe ser siempre la gran protagonista.

En mis sueños veo a cada mujer, cada pareja y cada familia viviendo su embarazo y parto a conciencia, tomando decisiones informadas, disfrutando la experiencia, sintiéndose cómodos en el ambiente elegido, sin miedo a cambiar el rumbo si es necesario.

A nivel personal y profesional sueño que las mujeres que acompaño se sientan libres de tomar decisiones sin sentirse juzgadas, que sus parejas se sientan también acompañadas y que vean en mi a una mano amiga.

Hoy en día las doulas llenamos este vacío de información, de apoyo y de compañía y me alegra saber que puedo aportar a mejorar la experiencia de vida de otras mujeres, porque también aporta a la mía. Pero sería ideal que en el futuro sea el mismo entorno social de cada mujer el que les provea de seguridad, tranquilidad y confianza durante la maternidad. Creo que debemos todos trabajar en esta dirección porque la maternidad es uno de los momentos mas especiales de la vida y la manera como la vivamos puede definir el futuro no solo de una mujer sino de toda una comunidad y de la sociedad en general.

parto

El título de este post ha sido inspirado por la plataforma española de apoyo a las  mujeres “El Parto es nuestro”.