MITOS DE LA LACTANCIA MATERNA, un clásico necesario

Cada vez que acompaño a una mujer en el postparto y conversamos sobre sus dificultades y miedos, salen a la luz los grandes mitos de la lactancia materna. Hay muchos posts e información en la red sobre el tema, pero creo nunca es suficiente. Conocer los mecanismos de funcionamiento de la lactancia y derribar mitos es vital. Por eso voy a repetirme y repetir a muchos otra vez pues nunca está de más… debemos seguir difundiendo información sobre el tema para que todos la incorporemos en nuestro sistema y normalicemos las lactancia como la mejor y más fácil manera de alimentar a nuestros bebés. Siempre le digo a las madres que para tener una lactancia exitosa hace falta confianza, información y apoyo.

foto doula2 copia

1. Los bebés no saben succionar y hay que enseñarles a mamar. El Reflejo de succión es un reflejo arcaico que se da en los seres humanos durante las primeras semanas de vida. Su función es la de succionar el pezón de la madre para garantizar un amamantamiento eficaz. Cuando se coloca al bebé en el pecho de su madre por primera vez, hay que darles tiempo a ambos para que se reconozcan y dejar que el bebé se enganche al pecho por iniciativa propia. No se debe obligar jamás al bebé a engancharse al pecho, la lactancia no es solo alimentación, es también disfrute y debe darse de manera espontánea y en libertad.

2. Algunas mujeres no producen suficiente leche. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF dicen que prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud. Hay muy pocas mujeres en el mundo que tengan alguna patología que no les permita amamantar y que no produzcan suficiente leche. La gran mayoría de las mujeres producen más que leche suficiente. De hecho, un exceso de leche es común. La lactancia funciona con un sistema de oferta y demanda, el bebé debe engancharse al pecho “a demanda”, es decir todo el tiempo que necesita, a través de acceso constante al pecho de su madre para que su madre produzca la leche que necesita. Somos nosotros mismos los que interferimos con este sistema perfecto y no le dejamos funcionar con eficacia y eficiencia.

3. Algunas mujeres tienen pechos y pezones inapropiados para amamantar. Todos los pechos son aptos para amamantar a un bebé, independientemente de la forma y el tamaño, y aún teniendo los pezones planos o invertidos.

4. El calostro no alimenta al bebé correctamente los primeros días. El calostro es el primer alimento que se produce para el bebé. Es un alimento ideal y primordial, ya que en él está la primera inmunización del bebé y resuelve además las necesidades alimentarias de sus pequeños órganos, aún no maduros. El calostro se produce hasta el segundo o quinto día del bebé dependiendo de cuando este preparado para empezar a consumir la leche definitiva. Cada bebé es diferente y la maduración de su sistema digestivo varia.

5. Hay que ponerle horarios al bebé para que se enganche al pecho. Cada bebé es diferente, hay algunos que son muy energéticos para mamar, otros que son mas bien dormilones, otros que van picoteando un poquito aquí, un poquito allá. La clave es la lactancia a demanda, es decir que el bebé tenga acceso continuo al pecho de su madre para que pueda engancharse todas las veces que le sea necesario. Con el pasar de los días madre y bebé se irán conociendo y se irán definiendo pautas específicas de sueño y alimentación que dependerán de cada bebé.

6. Hay que engancharlo a ambos pechos cada vez que mama y hay que recordar cual fue el último pecho de la última toma. No es necesario que el bebé mame de ambos pechos en cada toma. Hay que estar atentos a las necesidades específicas de cada bebé en especial en el postparto inicial. Antes de cada toma la madre puede tocarse los pechos y ofrecerle al bebé el pecho que sienta mas turgente o si no hay diferencia, ofrecerle el que le resulte mas cómodo a ella o al bebé. Cada diada (madre-bebé) tiene que ir encontrando la mejor manera de amamantar.

7. En verano, el bebé necesita beber agua porque hace calor. La leche materna contiene toda el agua que el bebé necesita. Ofrecerle agua hace que el pequeño estómago del bebé se llene de agua y rechace la leche materna, dejando de recibir los nutrientes que necesita.

8. La madre debe lavarse los pezones antes de cada toma. La leche materna protege al bebé contra infecciones. El lavado de los pezones antes de cada toma hace que la lactancia sea innecesariamente complicada y elimina los aceites protectores del pezón.

9. En la lactancia prolongada, tu leche ya no alimenta y hace daño al bebé. La leche materna siempre es una fuente de alimento para el niño. Además, esta demostrado que la lactancia prolongada está relacionada con un mejor desarrollo oral de los niños,una mejor salud, mayor estabilidad emocional, entre otros beneficios.Es importante que desterremos este mito que afecta a muchas mujeres y bebés del mundo y que está rodeado de prejuicios.

Estas últimos son mitos que requieren de información técnica para refutarlos y he copiado textualmente a Algunos Mitos Sobre la Lactancia. Revisado Enero 2000 Escrito por Jack Newman, MD, FRCPC Traducido por Sandra D’Angelo.

10. La fórmula es casi igual a la leche materna. La leche artificial moderna es solo superficialmente similar a la leche materna. Cada corrección de una deficiencia en la leche artificial se anuncia como un avance. Fundamentalmente, la leche artificial es una copia inexacta basada en un conocimiento obsoleto e incompleto de lo que es la leche materna. La leche artificial no contiene anticuerpos, ni células vivas, ni enzimas, ni hormonas. Contiene mucho más aluminio, manganeso, cadmio, plomo y hierro que la leche materna. Contiene mucha más proteína que la leche materna. Las proteínas y las grasas son fundamentalmente diferentes de las de la leche materna. La leche artificial no varía desde el inicio al final de la toma, o desde el día 1 al día 7 a los 30 días, o de mujer a mujer o de bebé a bebé. La leche materna se fabrica como sea necesario para adaptarse a tu bebé. La leche artificial está hecha para adaptarse a todos los bebés y, por lo tanto, no a un bebé en particular. La leche artificial solo es buena, por lo general, para hacer crecer a los bebés pero hay más cosas en la leche materna que nutrientes.

11. Si la madre tiene una infección debe dejar de amamantar. La mejor protección del bebé contra la infección es continuar lactando de su madre. Si el bebé se enferma, estará menos enfermo si la mamá continua alimentándolo. Por otro lado, puede ser que el bebé adquirió la infección y se la pasó a la madre, pero el bebé no se enfermó o mostró evidencias de la enfermedad porque él se amamanta del seno. Además, las infecciones del seno, incluyendo abscesos, aunque son dolorosos, no son motivo para suspender la lactancia materna. De hecho, la infección se acaba más rápidamente si la mamá continúa lactando del lado afectado.

12. Si la madre está consumiendo medicamentos debe dejar de amamantar. Hay muy pocas medicinas que no debe tomar mientras está amamantando a su bebé. En la leche aparece una mínima cantidad de las medicinas, y esa mínima cantidad no es motivo de preocupación. Si una medicina realmente es dañina, por lo general hay otras medicinas alternativas las cuales son de igual eficacia y que no son perjudiciales. El hecho de perder el beneficio de la lactancia tanto para la madre como para el bebé debe ser considerado cuando se analice si se debe continuar o no la alimentación con leche materna.

13. Si el bebé está enfermo, con vómitos o diarrea, se le debe dejar de amamantar. La mejor medicina para una infección intestinal del bebé es la leche materna. Suspenda otros alimentos por corto tiempo, pero continúe alimentando a su bebé con leche materna. La leche materna es el único líquido que necesita su bebé cuando tiene diarrea y/o vómito, excepto bajo circunstancias excepcionales. Incentivarla al uso de “soluciones orales para la deshidratación” es principalmente recomendada por los fabricantes de fórmulas para ganar más dinero. Por medio de la lactancia materna tanto el bebé como la madre se confortan.

2 thoughts on “MITOS DE LA LACTANCIA MATERNA, un clásico necesario

Comments are closed.