Una alimentación sana: un regalo para toda la vida

Cuando me toca asesorar a una familia sobre el inicio de la alimentación complementaria una de las cosas que recalco es la importancia de una alimentación sana y balanceada.

Los primeros años marcan la base del desarrollo a futuro de nuestros hijos. Hoy en día sabemos que existe una relación nutrición-salud y que los estilos de vida y los hábitos alimentarios tienen efecto en la incidencia de mucha enfermedades como las cardiopatías, niveles de colesterol, cáncer, diabetes, obesidad, entre otras. Estas enfermedades, que suelen instaurarse en la edad adulta, se desarrollan a edades más tempranas.

ecoandfresh

imagen: ecoandfresh.com

Pensando en este tema, comparto con ustedes algunos tips para lograr que los niños coman sano. Una alimentación saludable es sin duda un regalo que le damos a nuestros hijos, del que se beneficiaran toda la vida:

  • Es esencial que como padres les demos el ejemplo a nuestros hijos, comiendo sano y teniendo una buena actitud relativa a la salud y la alimentación.
  • La hora de la comida debe ser un momento familiar, de disfrute. Es importante que mientras comemos exista un ambiente  agradable y de convivencia familiar.
  • Todos en casa deben comer lo mismo. No vale hacer menús especiales para los niños o los adultos. Del ejemplo se aprende, y mucho.
  • La cantidad no es importante. Cada niño tiene un metabolismo y apetito diferente, por eso no debes obligar o chantajear a tus hijos al momento de comer. Es ideal ofrecerles raciones pequeñas, darles más si es que piden y creer en ellos cuando nos dicen que ya están satisfechos.
  • Deja a tus hijos comer solos, respeta su autonomía, inclusive si son pequeños. Te sorprenderá ver que desde chicos son capaces de hacerlo solos si se les permite.
  • La mejor manera de que un niño obtenga los nutrientes que necesita es ofreciéndole una amplia variedad de alimentos, basándonos en una dieta balanceada que incluya alimentos de todos los grupos (si tienes dudas te recomiendo que consultes a un experto en nutrición). Ofréceles los alimentos sin forzarlos o condicionarlos a comerlos, dales la libertad de decir que no, pero motívalos a comer de todo.
  • Recuerda que la comida casera es siempre mejor que cualquier alimento envasado.
  • No les ofrezcas de manera cotidiana dulces, golosinas, papas fritas, comida chatarra, gaseosas, etc. En el mundo en el que vivimos siempre tendrán acceso a ese tipo de alimentos, es mejor que en casa no los reciban. Recuerda que probablemente si los ven, los querrán. No vale decirles que es comida de adultos, pues les estamos mintiendo… del ejemplo es como mejor se aprende.
  • Limita los snacks y el picoteo al mínimo. Lo mas común y saludable es un snack a media mañana y otro a media tarde. No les des comida pesada o copiosa, de preferencia ofréceles frutas o vegetales. De esta manera, comen sano y llegan con hambre y ganas a la hora de la comida.
  • No te preocupes demasiado si el apetito de tu hijo fluctúa en el tiempo, es normal que los niños coman mucho unas semanas y poco otras. Lo importante es su salud en términos generales. Confía en el, solo el niño sabe lo que necesita.
  • No te asustes si las preferencias de tu hijo fluctúan en el tiempo. Los niños van cambiando y probando nuevos sabores todo el tiempo. Por ejemplo, un mes puede devorar brócoli y el siguiente, reusar comerlo. Respeta estas etapas e intenta, dentro de lo posible, adaptarte a sus preferencias del momento. Recuerda que esto no significa que nunca mas comerá brócoli, probablemente lo vuelva a probar mas adelante.