Como prepararnos para el postparto. Buscando redes de apoyo…

Hoy en día pasamos mucho tiempo preparándonos para el parto. Los cursos de psicoprofilaxis duran varias semanas, incluso meses. Leemos y nos informamos sobre las diferentes maneras de parir, de respirar, de movernos. Eso es fantástico y esencial para vivir el parto con plenitud pero muchas veces dejamos de lado la experiencia del postparto que es la razón por la cual estamos pariendo en primer lugar. Atender, cuidar y nutrir a un bebé recién nacido requiere mucha energía, paciencia, información y apoyo y es muy importante prepararnos para vivir esta etapa desde la tranquilidad de sabernos protegidas y cuidadas para así poder entregarnos a la maternidad enteramente.

Cuando hablas con las mujeres sobre su experiencia en la maternidad muchas de ellas te dicen que hubieran agradecido el tener mas información y mas apoyo en el postparto. Muchas dicen que les hubiera gustado prepararse mas y tener más ayuda en las primeras semanas. No sólo ayuda práctica, sino también apoyo emocional, alguien con quien hablar, alguien que escuche con cariño.

Consejos prácticos:

Comunícate con tu pareja y familiares, diles lo que necesitas, desde darte un baño, tomar una siesta, recibir un masaje o algo de comer. Si te están ayudando de una manera que no te gusta o incomoda, dilo también. Es importante que estés tranquila en esta etapa.

Si sientes que quieres hablar de tu experiencia de parto, hazlo. A veces nos sentimos orgullosas, a veces frustradas, tristes, incluso violentadas. El parto es un proceso que nos cambia para toda la vida y es importante dar salida a nuestras sensaciones, ya sean positivas o negativas. Esas emociones son reales y dejarlas dentro no te ayudará. Si tu pareja no es la mas apropiada para hablarlo, busca a una amiga, un familiar, incluso un profesional que te apoye y escuche.

Busca apoyo para la lactancia, ya sea una amiga o familiar cercana con experiencia, grupos de apoyo (la liga de la leche) o ayuda profesional.

Busca ayuda práctica, es importante que las tareas del hogar estén cubiertas por otra persona durante el postparto. Tu prioridad es descansar, recuperarte y cuidar y nutrir a tu bebé.

No temas pedir ayuda, del tipo que sea necesario, no temas invertir dinero en ayuda si es necesario. Esta etapa es esencial y es importante que estés protegida, cuidada, apoyada.

Tu mereces recibir ayuda y debes sentirte cómoda al decir lo que quieres y como lo quieres en este momento. Las cosas dichas con cariño son generalmente bien recibidas, y si no lo son, no tiene que ver contigo.

Image