No tengo más leche, mi bebé parece no saciarse… ¡tengo que dejar la lactancia!

Es común oír a muchas mujeres decir que tuvieron que dejar de dar el pecho por no tener leche entre el mes y los dos meses de vida de sus bebés. De pronto sus bebés parecen no saciarse, están nerviosos, se enganchan al pecho con ansiedad, se sueltan, lloran, se vuelven a enganchar, maman, luego se sueltan – nerviosos, llorosos – así pasan las horas y las rutinas y dinámicas que creíamos conocíamos se desmoronan. Los pechos de la madre se encuentran suaves, atrás quedó el recuerdo de aquellos pechos turgentes, rebosantes de leche. Entonces llega la conclusión fatídica, no tengo leche, mi cuerpo ya no funciona, no puedo nutrir a mi bebé, debo dejar la lactancia, complementar con fórmula.

Este cuadro se repite continuamente y lleva, en muchos casos, a fracasos en la lactancia, a abandonos tristes e innecesarios porque todo esto que les describo es normal y saludable, es parte de la fisiología de la lactancia. Este proceso se denomina brote de crecimiento o crisis de lactancia y se convierte en problema solo cuando la madre esta mal asesorada. Cuando no se le explica el proceso con detenimiento ni se le dan las herramientas para superarlo y así poder continuar dando el pecho a su bebé. Cuando la madre sabe que lo que está ocurriendo es perfectamente natural, sabe también que es superable, lo entiende y lo maneja de forma adecuada.

Me gusta escribir sobre lo que experimento como doula y asesora de lactancia, historias reales de mujeres reales. Me gusta compartir con ustedes sus experiencias porque creo que esta es la mejor manera de aprender. Esta vez les cuento la historia de una mujer que pasó por esto y que estuvo a punto de tirar la toalla porque cuando le dijo al pediatra que su bebé no se saciaba, que creía no tener leche, el recomendó complementar con fórmula. Así de fácil, sin fundamento, una historia que se repite una y otra vez. Y lo que me preocupa más no es la situación puntual de ese bebé que deja de recibir la leche de su madre, es la autoestima de tantas mujeres que se creen el mensaje escondido detrás: no eres capaz de nutrir a tu bebé, no eres suficiente. Un mensaje que se transmite de generación en generación.

Es por esto que es tan importante que comencemos a difundir información seria y fundada sobre lactancia y maternidad, porque debemos dejar de fortalecer mitos y falsas creencias. Es por esto que les describo hoy lo que es un brote de crecimiento o crisis de lactancia, porque es normal y la experimentan todos los bebés a edades similares, lo que nos permite esperarlas y estar preparados para sobrellevarlas de manera saludable.

hey mamma color baja

En el transcurso de la lactancia se pueden dar situaciones en las que se produce un desajuste entre la oferta y la demanda de leche. A estas situaciones se les llaman brotes de crecimiento o crisis de lactancia. Hay dos momentos importantes donde suceden, entre el mes y mes y medio y, luego, a los tres meses de vida del bebé.

La sensación de la madre de falta de leche y la ansiedad del bebé por necesitar más leche es real. El bebé ha crecido exponencialmente y necesita aumentar la cantidad de leche que fabrica la madre. Sin embargo, el problema surge con la solución propuesta y la falta de confianza en el proceso. La solución no es complementar con fórmula pues eso hace que la madre produzca incluso menos leche y la ansiedad del bebé y de la madre aumenten… en estos casos la bola de nieve del fracaso es imparable.

La solución fisiológica y natural (recordemos que el pecho fabrica en función de la demanda) consiste en multiplicar el número de tomas, en que el bebé se pegue literalmente al pecho de la madre durante 3-4 días  (se le denomina a veces bebe lapa ;)). Una vez logrado el objetivo, el niño volverá a hacer tomas más espaciadas y la lactancia, y la vida, retomarán su curso normal. La madre y el bebé salen renovados y fortalecidos, sabiendo que juntos todo lo pueden, que se tiene el uno al otro.

En algunos casos (no en todos, cada bebé y cada mamá son únicos) estos días pueden ser difíciles pues debemos acompañar al pequeño en este proceso, acompañar la frustración y el llanto – y eso a veces es doloroso. Pero acaso no es ese nuestro rol como padres, ayudar a nuestros hijos a adaptarse a este nuevo mundo lleno de retos y cambios, ayudarlos a fortalecerse y superarse cada día. Creo que la clave es confiar en que la naturaleza es sabia y que todo esto tiene una razón lógica de ser.

Lactancia2-bAquí unos consejos sencillos para superar la crisis:

  • Si tu bebé está muy ansioso y nervioso puede resultar útil darle el pecho a oscuras y en silencio, mientras menos estímulos, más tranquila será la toma.
  • No esperes a que tu bebé llore para ponértelo al pecho, reconoce las señales tempranas de hambre (movimientos de la boca y chuparse las manos). Si esperas a que esté llorando puede que tu bebé esté muy hambriento y es posible que para entonces su ansiedad se traduzca en desesperación y que pasen un mal momento los dos.
  • Haz tomas muy seguidas, no te preocupes por tenerlo pegado todo el día, tu bebé recuperará sus dinámicas cuando la crisis haya pasado.
  • Paciencia, mucha paciencia. Tal como ha llegado, la crisis se irá.
  • Confía en tu cuerpo y en tu bebé, tu puedes producir toda la leche que tu bebé necesita.

2 thoughts on “No tengo más leche, mi bebé parece no saciarse… ¡tengo que dejar la lactancia!

  1. Hola Maremassoca, gracias por tu mensaje. Es por esto que como mujeres debemos empezar a difundir información seria, apoyando a mas familias. Un abrazo grande.

Comments are closed.