Amamantar de un solo pecho

Esta noche les escribo un post sencillo e informativo, que pasa cuando nuestro bebé prefiere una teta, inclusive al punto de tomar solamente de una, destetándose por completo de la otra, ¿es normal, es saludable?

Normalmente durante mis asesorías suelo toparme con bebés que gustan más un pecho que otro, es bastante común. Generalmente suele darse por comodidad, puede ser una cuestión de facilidad en el enganche (a veces por el tipo de pezón), la posición en la que se encuentra o la cantidad de leche que se produce y que, por consiguiente, puede extraer el bebé. Todo esto está dentro de lo normal y si te sucede no hay de que preocuparse. Deja a tu bebé disfrutar del pecho preferido y sigue intentando (sin obligarlo, pero con persistencia y amor) que mame del otro. Con esta estrategia, con el tiempo la gran mayoría de bebés se acostumbran a ambos pechos y la lactancia se regulariza y establece de la manera “acostumbrada”.

stanislaw Wyspian
Pintura de Stanislow Wispianski

Sin embargo, existe un grupo pequeño de bebés que solo cogen un pecho. Esto es también normal y tampoco hay nada de que preocuparnos. Si el bebé está mamando a demanda de ese pecho y por consiguiente, está obteniendo toda la leche que necesita, puedes permitirle que sólo se alimente de un lado. Hay muchas mujeres que amamantan con éxito a sus bebés de un solo pecho.

Como nota les comento que este es el mismo concepto en el caso de las madres que amamantan a gemelos o mellizos o en el caso de mujeres que solo tienen un pecho pues han tenido que someterse a la extirpación de un pecho por razones de salud.

En estos casos, si el bebé se ha ido destetando del pecho que no gusta de a pocos, todo el proceso será bastante fácil. El pecho abandonado dejará de producir leche y el otro producirá toda la leche que el bebé necesita.

En el caso de que el bebé deje un pecho de pronto, el bebé se enganchará mucho más al pecho preferido por un lapso de 48 horas aproximadamente (“bebé lapa”) para estimular el pezón y lograr que el pecho aumente su producción y pueda satisfacer sus necesidades nutricionales. Tranquila, luego recuperará sus dinámicas de lactancia previas. La madre deberá irse extrayendo leche del otro pecho, disminuyendo el tiempo de extracción hasta eliminarla por completo. La idea es extraer lo mínimo indispensable para mantener el pecho suave y así evitar que se llene demasiado, que se obstruyan los conductos y se inflame. Esta extracción puede ser manual si lo prefieres pues el objetivo no es hacer un banco de leche sino ir disminuyendo la producción de leche paulatinamente. Tómate con calma el proceso para darle tiempo a tu cuerpo y a tu bebé a adaptarse armónicamente a las nuevas dinámicas de lactancia.

Hay casos en los que no es el bebé el que decide destetar de un pecho sino la madre. Pueden ser casos de pechos con pezones que dificultan el agarre al bebé, tener un pecho operado lo que genera que la producción de leche sea menor, tener heridas que no terminan de curar en un pezón, etc. En estos casos el destete conlleva el mismo camino que ya he descrito, debemos permitir al bebé engancharse mucho más del pecho que mantendremos en uso e ir disminuyendo la producción de leche del otro.

En cualquier caso no debe preocuparnos el tema del tamaño desproporcionado de los pechos. Es cierto que habrá una diferencia ligera pues un pecho está produciendo leche y el otro no. Pero es una diferencia que solo tu reconocerás. Cuando destetes por completo a tu bebé lo pechos volverán a su tamaño regular.