La cama familiar, como y cuando dejar el colecho, una decisión muy personal

Les comparto esta inquietud de un madre de una niña de 4 años sobre el colecho, creo que puede ser de ayuda y apoyo para otras madres que están pasando por lo mismo. El colecho es una opción saludable y una decisión familiar muy personal.

colecho-hijos-bebes-ninos-padres-dormir-habitacion-cuna-misma_cama-crecer-crecimiento-etapas_MUJIMA20141007_0040_29

“Mi niña tiene casi 4 años. Desde hace dos años hacemos colecho, dormimos muy bien. Yo me siento segura y tranquila y ella sabe que me tiene a su lado. Pero ahora estoy teniendo problemas, primero en la entrevista para postular al colegio cuestionaron que yo duerma con ella y después mi psicoterapeuta me dijo que yo estaba perjudicando a mi hija, que por dormir con ella yo estaba creando una niña insegura, una bebita, que no la dejaba ser independiente y que yo misma no avanzaba. Por favor necesito orientación, tal vez yo me este equivocando.”

Primero decirte que no te estás equivocando. Estudios actuales sobre el colecho han demostrado que los niños que han dormido en la cama familiar hasta que han estado preparados para dormir solos, son a largo plazo mas independientes, tienen mayor competencia social, alto sentido de la autoestima, buen comportamiento en la escuela, habilidad para tolerar el estrés y clara identidad sexual.

Otra de las teorías detrás del prejuicio ante el colecho es el tema de la independencia. Recuerda que la independencia solo puede ser alcanzada tras haber sido dependiente y haber tenido las necesidades básicas de apego cubiertas. La mejor forma de fomentar independencia, es respetando la necesidad de dependencia en los niños. La teoría del apego está muy estudiada y tiene una base científica muy asentada.

Generalmente los niños deciden ellos mismos “empezar” a dormir solos entre los 3 y los 5 años. Sin embargo, muchos niños lo hacen antes o después, todos somos diferentes. Además existen dinámicas familiares muy variadas en donde los pequeños duermen solos desde muy temprano. La idea no es juzgar a nadie sino que tu misma encuentres aquello que le sienta bien a tu propia familia.

Y escribo “empezar” porque es un aprendizaje y puede tomar bastante tiempo que el niño finalmente se acostumbre y se sienta seguro en otra habitación. Hasta puede suceder que, aunque duerma solo, algunas noches se sienta triste, inseguro o tenga miedo y vuelva a necesitar la cercanía de sus padres. La realidad es que todo esto es normal y lo que consigues respetando su necesidad de apego y cercanía física, es niños seguros, que se sienten apoyados y protegidos y que tienen un vínculo emocional cercano y fuerte con sus padres.

Lamentablemente la presión social por eliminar el colecho es fuerte y muchas veces es difícil que la gente (incluidos los profesionales) respeten las decisiones de crianza de los padres. El dejar de dormir juntos es una decisión que solo ustedes como familia pueden tomar. Recuerda que los que duermen juntos son ustedes, no el resto.

Una cosa que te puedo decir es que te armes de valor y escuches tu instinto. Cuando tu niña y/o tú estén listas te darás cuenta y poco a poco irán encontrando el camino para que ella esté tranquila y segura en su propia habitación.

Aquí algunos consejos por si finalmente deciden juntas iniciar esta etapa de cambio, aunque como te digo, no es necesario si ustedes están a gusto ahora mismo:

  • Es importante que lo hagas en un momento en el que estés tranquila y puedas dedicarle el tiempo que necesita para acostumbrarse. Comprende que todo esto es un proceso gradual y que como todo proceso, verás avances y posiblemente retrocesos.
  • Evita hacerlo en momentos de crisis o de cambio. Algunos momentos poco apropiados para iniciar el cambio son el inicio de la escuela, la eliminación del pañal, el nacimientos de un hermano o momentos familiares estresantes.
  • Comunícate con tu pequeña y déjale claro que siempre será bien recibida en la cama familiar, que si tiene miedo o desea un abrazo puede llamarlos o buscarlos.
  • Puedes comenzar introduciendo una cama en tu habitación, una cama que le guste, que sea suya, inclusive pueden decorarla juntas. De esta manera ella inicia su etapa de separación con seguridad. Mas adelante puedes proponerle mover la cama a su habitación y que, por lo menos, inicie el sueño en ella. Es decir, que se vaya a dormir en su cama, en su habitación y que si se despierta en mitad de la noche puede venir a la cama familiar a buscarte. Con el tiempo dormirá cada vez mas tranquila y tendrá menos despertares nocturnos y hará la noche entera en su propia habitación.