Comunícate, comunícate, comunícate…

Este Texto es una traducción personal del libro Prepared Childbirth (www.thefamilyway.com).

descarga

La comunicación es la base de una relación saludable. Escuchar es tan importante como hablar. 

El embarazo es generalmente una etapa de salud, buenos sentimientos, orgullo y plenitud. Sin embargo, tenemos sensaciones encontradas pues puede ser también una etapa de dolores, miedos y preocupaciones. Todo esto es normal y lo sienten tanto las futuras madres como los padres. En este contexto, si la pareja no mantiene una comunicación directa y continua, pueden generarse malentendidos y desarrollarse situaciones donde la ira y la culpa toman el control.

Cuando una mujer esta embarazada conoce un nuevo rol en su vida, el de proteger y nutrir a su bebé. Este rol puede a veces generar un conflicto interno entre la satisfacción de sus necesidades y las de su bebé. El padre a su vez puede sentir cosas nuevas, como el verse relegado por su pareja y confundido con respecto a sus futuras responsabilidades. Ambos necesitan hablar, expresar sus sentimientos, buscar la manera de apaciguar sus sensaciones. Ambos necesitan a su pareja, no para resolver sus problemas, sino para escucharse y apoyarse en este nuevo camino, el de ser padres.

Cuando dos personas están en la misma línea, están conectados, y esto ayuda en el camino hacia un parto y postparto plenos. Es esencial que ambos tengan paciencia, que traten de ponerse en el lugar del otro, porque cuando sólo una persona entrega, la relación sufre. Surfear las olas del embarazo, parto y postparto no es fácil, las parejas deben encontrar momentos para comunicar lo que sienten, para entregarse el uno al otro, fortaleciendo los cimientos de su relación. El trabajo en equipo es la clave!

Aquí algunas actividades para hacer en pareja durante el embarazo:

A diario, es importante tomarse un tiempo antes de dormir para decirse lo que sienten, entregarse palabras de aliento y apoyo, caricias. Mantenerse conectados como pareja.

Cada vez que surja algo que preocupe o moleste a alguno de los dos, comuníquense, no esperen a estar completamente cargados y estresados para hablar, para dejar salir.

Para conectar con el bebé (en especial los padres): hablarle, tocarlo. Hay estudios que demuestran que los bebés escuchan muy bien a partir de la semana 16 y que reconocen las voces de sus padres a nacer. Cuando un padre le canta la misma canción a su bebé durante el embarazo, al nacer el bebé se calma y relaja al oírla.