El parto, una gran celebración

“Un parto es un proceso poderoso y lleno de amor, es emocional e inolvidable, es el proceso que nos trae el regalo de la vida”.

PAG-08-parto-elrubencio

imagen: el rubencio

Muchas veces consideramos el parto como una tarea, un trámite obligado en el camino a la maternidad. Conlleva además una carga negativa, casi patológica, llena de prejuicios, que hace que muchas mujeres se enfrenten al parto con miedo y angustia. Casi hemos olvidado que cada parto es único y que la manera como lo vivimos marca nuestro camino y el de nuestro bebé, que no solo es importante sobrevivirlo, sino vivirlo con consciencia y alegría, de una manera saludable y feliz.

¿Como hacerlo?

Cuídate durante el embarazo… sólo desde el bienestar podemos dar bienestar. Aléjate de lo que te hace daño, acércate a lo que te ilumina y te hace feliz, llénate de pensamiento maravillosos. Soluciona aquello que te preocupa o aprende a dejarlo atrás. Medita, busca momentos de paz y tranquilidad. Tómate la vida con un poco mas de calma. Comunícate con tu bebé, cuéntale como te sientes, cántale, toca tu barriga. Sonríe, disfruta, agradece.

Acéptalo como es… las mujeres venimos pariendo desde el inicio de la humanidad. El parto es una etapa más del proceso que nos lleva a convertirnos en madres, un proceso natural que puede ser intenso y que está lleno de sorpresas inesperadas. Aceptarlo y aceptarnos en toda nuestra dimensión nos ayuda a vivirlo con plenitud, cada mujer pare como es y mucho de lo que vive en ese momento refleja que siente, que desea y como vive su vida.

Dale la importancia que se merece… el parto es sagrado, es un acontecimiento en el que se fortalece el vínculo entre los padres y el bebé, aquel vínculo que se empezó a formar en el momento de la concepción. La comadrona española Maite Gómez dice sobre el parto: “el nacimiento deja una de las huellas más importante en el ser humano, es el momento sobre el que se sostendrá una relación afectiva para toda la vida”. Después de parir, la mujer se convierte en madre, trae al mundo a un nuevo ser, un pequeño bebé que dependerá de ella, que revolucionará su mundo en lo físico y emocional… y el poder que eso conlleva es vital. Y que decir del padre, de pronto todo cambia, debe cuidar a su nueva familia, muchas nuevas responsabilidades… comenzar el viaje disfrutando puede cambiar por completo la manera y la energía con la que se entrega al postparto y a la paternidad.

Prepárate… cuánta energía positiva e ilusión le ponemos a otros eventos de nuestra vida, las bodas, los cumpleaños, las fiestas… el nacimiento de tu bebé no debe ser diferente. Planifica con ilusión, elige bien a las personas y profesionales que te acompañarán, infórmate y prepárate para poder tomar decisiones conscientes durante el proceso. Exprésate y di lo que sientes, cómo lo quieres, dónde lo quieres, sueña, imagina. Hazlo tuyo, a tu medida.

Te animo a repensar tu parto, a imaginarlo como una gran fiesta, con una sonrisa en los labios. Da igual si al final es un parto vaginal, una cesárea, si lo hacemos en casa o en la clínica. Lo realmente importante no es el resultado final sino la manera como llegamos a él, el camino que vamos eligiendo de la mano de nuestra pareja. La manera como vivimos cada momento, como nos entregamos al nacimiento de nuestro bebé. Es uno de los momentos más importante de nuestra vida, como no vivirlo como una gran celebración.